Carhué, hace 92 años

                            

                          El Lago Epecuén y sus maravillosas aguas                                                                                                     (Primera entrega)


                                                                                                                                                                                                                                                      Por Juan Carlos Bergonzi 
    
   
   En Buenos Aires, durante 1925, se editó una publicación titulada El lago Epecuén y sus maravillosas aguas. Una Comisión de Fomento de Carhué presidida por el doctor Arturo D. Vatteone y dos vocales,  el hacendado y propietario Lucas Torres y el doctor Ramón Razquin, fue la encargada de impulsar la edición que a pocos años de cumplir cien años, vale la pena recorrer su valioso contenido. 
    
   La  administración de la comisión  estaba en la Avenida de Mayo 1087 de la capital federal. En Carhué citaban como referencia de contacto las tres líneas ferroviarias que enlazaban a la ciudad balnearia  con Buenos Aires y Bahia Blanca: F.C. Sud, F.C. Oeste  y F.C. Midland.
    
   Una nota introductoria inquiere a los lectores con  tres desafíos  ¿Quiere Ud.  cooperar al fomento de un gran progreso argentino? ¿Quiere Ud. patrióticamente, hacer conocer las maravillosas  condiciones curativas, de las aguas del gran lago de Epecuén, que alguna vez, puedan serle a Ud.  muy útiles? Y la última, con mirada subcontinental pregunta ¿Quiere que la ciudad argentina de Carhué, sea la más importante Estación Termal de Sud-América?
    
   Es el segundo párrafo  se pide difundir  el folletoentre conocidos y relaciones, haciendo ver y conocer las eximias propiedades curativas del Lago de Epecuén, que será en breve, el punto preferido de la distinguida sociedad de Buenos Aires, la más brillante  estación veraniega   de descanso y de salud, y la playa de mar de indiscutible eficacia, para muchísimos enfermos que necesitan de las milagrosas aguas y del Barro Radio-Activo, de aquel Lago encantado.”  Luego sugiere pedir un ejemplar a la comisión  con asiento de sus funciones en el nº 1087 de la Avenida de Mayo.
   
   La página 3  y como aviso a destacar por su ubicación, exhibe un cuadro de información precisa sobre frecuencias y costos de boletos desde cuatro terminales ferroviarias donde parten trenes con destino a Carhué y al lago con sus prodigiosas  aguas.

  • C:\Users\Juan Carlos\Pictures\img099.jpg


             
    El aviso del F.C. Sud llama la atención al lector del siglo XXI, sobre todo si es  residente 
en la Argentina y en especial en  Carhué. Se anuncian servicios de trenes cotidianos.  Lago Epecuén -entre paréntesis- subraya la importancia de la ciudad cabecera de Adolfo Alsina. La publicidad  del F.C. Sud es de 1925.  
  
  La convergencia de otras dos líneas ferroviarias. F.C. Oeste y Midland manifiesta  la aceptación turística de la ciudad y su lago. 

Nota: el doctor Arturo D. Vatteone se presenta como ex senador y ex diputado de Buenos Aires. El señor Lucas Torres como hacendado y propietario y del doctor Ramón Razquin, intendente municipal y ex diputado.  Más sobre trayectoria de  Arturo Vatteone ver http://www.dsrmedios.com.ar/14novd.html

Próxima entrega: hoteles, comercios y qué se decía del formidable poder curativo de las aguas del lago.

1 comentarios:

edivalpereyra@yahoo.com.ar 15 de julio de 2017, 20:26  

Una interesante saga para estar pendiente de cada entrega. Salute!

Somos docentes de la Universidad Nacional del Comahue y escribimos desde el norte de la Patagonia, Argentina.
Investigamos sobre periodismo impreso y digital.

General Roca, Argentina